Vivir encima de una autopista


El pasado 25 de octubre el Ayuntamiento de Oviedo adjudicó, por un importe aproximado de 1,5 millones de euros (IVA excluido) y un plazo de ejecución de 2 meses, las obras de mejora de la urbanización y accesos al barrio Guillén Lafuerza. Las obras se iniciaron el 29 de octubre. El objeto de la actuación, según el proyecto, es mejorar la accesibilidad tanto peatonal como rodada» al barrio, calificado como una «isla» dentro de las nuevas áreas residenciales de Prado de La Vega y Corredoria cuya «antigüedad, a pesar de diversas obras de mejora llevadas a cabo en años anteriores, exige una renovación y mejora de su urbanización y accesos que los hagan acordes al siglo XXI». Sin embargo, descubriremos a continuación cómo estos propósitos no hacen si no esconder otros menos loables.

La segregación espacial que ha caracterizado el desarrollo urbano de Oviedo encuentra su mejor paradigma en el sector Teatinos-Ventanielles-Guillén Lafuerza, una zona deprimida topográfica y socialmente, destinada a albergar instalaciones industriales y barriadas obreras. El emplazamiento tanto de Guillén Lafuerza como del propio Ventanielles responde a la voluntad de reducir los costes de repercusión del suelo, de manera que ambos se conciben como auténticos «poblados satélite», aislados del resto de la ciudad. Esta condición original va a marcar indisolublemente la suerte y el desarrollo urbano posterior de estos barrios y se encuentra en el origen de su problemática en la actualidad, cuando ya se han cumplido  seis décadas de su construcción. La apertura a principios de los años setenta de la autopista A-66 trajo consigo el desgarro literal de Guillén Lafuerza (dividido en dos) y el confinamiento de Ventanielles como un auténtico fondo de saco sin conexión con el resto de los barrios colindantes.

En estos términos, el fracaso de las sucesivas obras de mejora de la accesibilidad a estos barrios y lo forzado de sus soluciones ponen de manifiesto que el mantenimiento de la autopista en su trazado y dimensiones idénticos a los originales de hace cuarenta años resulta absolutamente incompatible con la adecuada comunicación de Ventanielles con los sectores urbanos de su entorno.

La autopista A-66 como barrera urbanística, en 2000. La vía de FEVE ya ha sido desmontada, y el Centro Comercial se encuentra en construcción. En la esquina inferior izquierda, la reconstrucción de la manzana nº 8 de Ventanielles.

2005: En servicio el ramal de acceso a la Avenida de Atenas sentido Oviedo, y el Centro Comercial terminado.

En el año 2006, y tras el desmontaje de la línea de FEVE en el marco de la operación de Cinturón Verde, el Ministerio de Fomento proyectó y ejecutó el Enlace de Rubín, un enlace tipo “diamante”. ¿Todo? ¡No!

El enlace, sin el ramal de acceso a Rubín.

Un grupo de vecinos de la calle Río Navia consiguió con sus acciones de protesta que el Ministerio desistiera de sus planes de ejecutar uno de los ramales del enlace, que discurría a escasos metros de sus viviendas.

Seis años más tarde, el Ayuntamiento de Oviedo, el actual titular de la autopista, vuelve a la carga con el mismo ramal de acceso al Rubín. Se trata del enésimo intento de mejora de la accesibilidad que, como los demás, está condenado al fracaso, pues la autopista -una auténtica cuchillada al corazón de la ciudad- hace inútil cualquier operación que no pase por su conversión de infraestructura de transporte de alta velocidad a avenida o bulevar, que es lo que le corresponde por su situación en el contexto urbano. Ventanielles no es un lugar de La Mancha. El entorno propio de las autopistas es el campo abierto. Lo propio de la ciudad son las calles.

Enlace en diamante de la Autovía del Sur A4/E5, a su paso por el término municipal de Dos Barrios, Toledo

Completando el enlace con el ramal de acceso por la calle Río Navia, el Ayuntamiento de Oviedo agravará el efecto barrera ya producido por la autopista y contribuirá por tanto a marginar aún más Ventanielles del resto de barrios de la ciudad. ¿Por qué no dejarnos de engaños y llamar a las cosas por su nombre? No estamos, como afirma el Ayuntamiento y la prensa local, ante un «tramo urbano», si no ante una auténtica autopista, con sección, trazado y demás características de autopista, por la que los vehículos circulan a 120 km/h y cuyas consecuencias vienen sufriendo los vecinos de Ventanielles en forma de aislamiento y contaminación acústica y atmosférica. Las vías urbanas tienen aceras, no arcenes. Y no es admisible utilizar ese subterfugio para saltarse la legislación que impide edificar a menos de 25 metros de un ramal de autopista y justificar unas obras que perjudican a los vecinos de un barrio periférico para favorecer el acceso de la gente que vive en el centro de Oviedo al Centro Comercial Los Prados. Porque ése, y no otro, es el auténtico objetivo de esta actuación, como lo demuestra el hecho de que dicha empresa, en virtud de un convenio firmado con el Ayuntamiento de Oviedo, se compromete a contribuir a la financiación de las obras con 300.000 a cambio de que el Ayuntamiento autorice un aumento de volumen de su Centro Comercial y con la condición de que las obras se terminen antes del 31 de diciembre, esto es, antes de la Campaña de Navidad. Si las obras se retrasan, esta contribución se reduciría hasta en un 15%.

Las ciudades son organismos vivos, y si los flujos de personas, bienes, servicios e información que las alientan y las hacen crecer no circulan libremente por todos sus barrios, éstos se atrofian y terminan muriéndose. Para superar la marginación de Ventanielles es necesario detener aquellas actuaciones que, como el ramal de Río Navia, ponen un ladrillo más en el muro que aísla el barrio, e impulsar obras que conviertan la autopista en un auténtico bulevar que permita la comunicación fluida y el acceso desde Ventanielles al resto de la ciudad.

Tramo de la Autovía de Levante que el Ayuntamiento de Palma y el Consell de Mallorca convertirán en una avenida urbana por algo más de 3 millones de euros

Bibliografía:

«Vida y muerte de las autopistas urbanas»

Anuncios

Acerca de 15M Urbanismo Oviedo

15M Urbanismo Oviedo es un grupo de trabajo constituido por acuerdo de la Asamblea del Movimiento 15 de Mayo en Oviedo, cuyo objetivo es ofrecer propuestas concretas e integradas para la mejora de nuestro entorno urbano cotidiano, a partir de un análisis crítico de sus actuales limitaciones y carencias. Se organiza como un laboratorio de participación ciudadana que nace de la constatación de la importancia del diseño de las ciudades sobre nuestra calidad de vida y de la incapacidad del modelo urbano actual para responder a las nuevas demandas de la sociedad. Para crecer y alcanzar sus objetivos, el Grupo necesita de la participación activa de todas las personas concernidas por el rumbo de las aglomeraciones urbanas y dispuestas a discutir en común propuestas que contribuyan hacia su sostenibilidad.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s